Juegos de lógica y de ingenio, un regalo que siempre funciona

Hay juegos que enganchan, y no siempre tienen que ver con la electrónica. Los juegos de ingenio de toda la vida pueden ser el mejor de los regalos, y no solo para los pequeños, también para los más mayores, porque enfrentarse a un reto siempre es divertido.

Una de las estrellas que con cierta periodicidad se ve en los escaparates es el célebre cubo de Rubick. Ese cubo de piezas de colores que hay que colocar por caras. El tiempo pasa volando mientras se intenta resolver, incluso a los pequeños les entusiasma, aunque solo consigan alinear unos pocos cuadros.

Otro de los juegos tradicionales son esos puzles de madera de un montón de piezas que hay que montar haciendo formas de lo más variado. Pero cuidado, que aunque a simple vista parecen juegos de niños no es tan fácil armarlos, se necesita mucha capacidad de observación y mucha paciencia.

No nos podemos olvidar de esos otros juegos que consisten en piezas de metal que se unen y se separan misteriosamente según se coloquen. No, no es magia, es puro ingenio y, de nuevo, mucha capacidad de observación.

Luego hay otro tipo de juegos de observación y lógica. Los más comunes son los puzles, desde los que apenas tienen un centenar de piezas, perfectos para regalar a niños, hasta los que son de miles de piezas y que aseguran horas de entretenimiento. Claro, que como regalo, hay que estar seguro de que la persona tiene paciencia, si no es posible que ni lo saque de la caja.

Y terminamos con esos otros que se juegan en compañía, desde un simple tres en raya a juegos de mesa para poner en práctica nuestras dotes detectivescas o nuestra lógica. Juegos, además, adaptados a todas las edades.

Todos estos son juegos de ingenio y de lógica que han quedado ensombrecidos por los dispositivos electrónicos, pero que siempre acaban atrapando a quien los prueban. De hecho, si se juega a ellos en el móvil o la Tablet ¿por qué no hacerlo con piezas reales?