Tu tiempo: el mejor regalo

Llega un cumpleaños, un aniversario o una fecha especial y siempre uno de los grandes problemas es elegir el mejor regalo. Hoy en día los niños lo tienen prácticamente todo, cuando lleva años conviviendo con la pareja ya no se sabe qué regalar y con los amigos a veces ocurre que, a pesar de conocerlos a fondo, quedan dudas de si se acertará o no con el regalo. Y lo cierto es que hay pocas cosas más decepcionantes que hacer un regalo y tener que cambiarlo porque ya se tiene algo parecido, o sencillamente porque no es lo que la persona esperaba.

Y otra cuestión esencial es el presupuesto. Encontrar un buen regalo que además sea asequible es a veces tarea casi imposible. ¿Cuántas veces se ha pensado en un obsequio perfecto y al ver el precio ha habido que olvidarlo?

Pero hay un regalo que es gratis, que es bonito, que dice a la persona cuánto se la quiere y que seguro que todos, absolutamente todos, agradecen: tiempo. Porque tiempo es lo que a veces falta: tiempo para disfrutar de no hacer nada con la pareja, tiempo para jugar con nuestros hijos, tiempo para hacer esa llamada a un amigo con el que no hablamos desde hace meses. Regalando tiempo estás regalando una de las cosas más valiosas que todos podemos tener.

¿Cómo hacerlo? Sencillo, simplemente escribe una tarjeta, haz un vale por una hora, dos, una tarde o un día completo. Será el tiempo que dedicarás a esa persona sin pensar en otra cosa. Tú decides cuánto le regalas, ella en qué ocuparlo: una cena romántica, un rato extra en el parque o una agradable charla en una terraza.

El tiempo es un regalo barato, muy barato, pero muy apreciado. Por eso, cuando no sepas qué regalar a esa persona amada o apreciada, cuando no dispongas de mucho presupuesto o, simplemente, cuando quieras ser diferente, regala unos minutos de tu vida.